Es conocido hace mucho tiempo que existen factores del medio ambiente, como la dieta, que impactan en la incidencia del cáncer colorectal.
Recientemente se ha podido identificar un posible vínculo molecular entre el alto consumo de carne roja procesada y no procesada y el incremento de este tipo de cáncer. En efecto, se sabe que las mutaciones KRAS son críticas en el desarrollo de cáncer de colon, y estas mutaciones parecen ser atribuidas al daño alquilante producido por el consumo de carne roja
superior a 150 g/dia.
Este daño no se observó con el consumo de carne de pollo o pescado.
Para concluir, el mensaje es que los
individuos deberian consumir una dieta balanceada, rica en frutas y verduras y evitar el alto consumo de carne roja.

 

Fuente: Gut. 28-06-2021