El cáncer de pancreas es una enfermedad agresiva y de mal pronóstico.
La cirugía es el único tratamiento potencialmente curativo, pero solo es posible en pacientes con estadios tempranos de la enfermedad. La mayoría de los casos se presentan con estadios avanzados, no resecables quirurgicamente. Incluso en aquellos que van a resección, la tasa de recurrencia es alta.
La quimioterapia es la opción para estadios avanzados, pero su toxicidad es alta.
La inmunoterapia , que se usa con exito en otros tumores, no parece ser eficaz en cáncer de páncreas, pero eso podria revertirse «modificando» o «modulando» la microbiota intestinal (MBI) y de la boca. La MBI promueve condiciones inflamatorias que pueden predisponer al cáncer. Se sabe que la diversidad de la MBI (número de diferentes especies bacterianas) es menor en pacientes con cáncer de colon y páncreas. También las enfermedades periodontales se reconocen como factor de riesgo para cáncer de páncreas, iniciando una disbiosis de la microbiota de la boca.
Ambas microbiotas, la intestinal y la de la boca se pueden modificar con:
1) tratamiento de antibióticos. 2)»bacterioterapia», que es la administración por via oral de especies bacterianas protectoras y 3)con transplante de materia fecal. Estas 3 modalidades han demostrado, en modelos animales, lograr una respuesta positiva a la inmunoterapia en cáncer de páncreas.

Fuente: Gut abril 2021