Estrés psicosocial en la celíacaquía infantil.


Un estudio realizado en italia demostro que los niños que presentan enfermedad celíaca (EC), pueden sufrir mayores problemas psíquicos y psicosociales, pudiendo dificultar la aceptación de una dieta sin gluten. Los trastornos de ansiedad y los trastornos por déficit de atención, fueron más comunes que en la población general. Tambien se detecto la presencia de estrés psicosocial y que el llevar una dieta sin gluten causaba estrés social y estrés financiero en los padres. Adherirse a una dieta sin gluten estricta requiere cambios dietéticos significativos que pueden resultar difíciles para muchos pacientes


Adherencia a la dieta sin gluten en la adolescencia.


La adolescencia supone un periodo de riesgo para el paciente celíaco, ya que se han descrito peores tasas de cumplimiento de la dieta sin gluten (DSG) durante esta etapa. Estudios basados en biopsias intestinales han sugerido que las transgresiones de la dieta oscilan entre el 33 y el 55%, y seguramente las cifras de estos estudios están infravaloradas, dada la poca colaboración en este periodo de la vida.


Enfermedad celíaca en población geriátrica.


Según una revisión publicada en enero de 2018, aproximadamente un cuarto de los diagnósticos de enfermedad celíaca se da en mayores de 60 años y una quinta parte en mayores de 65. Llegados a los 80 años o más, se dan el 4% de los diagnósticos y es más común en hombres que en mujeres.
Es frecuente también que la enfermedad se presente con sintomatología no digestiva, lo que alarga el obtener el diagnóstico y empeora el cuadro. Eso no quita que puedan aparecer síntomas más reconocibles como la diarrea intercalada con episodios de estreñimiento, los déficits nutricionales por malabsorción (especialmente anemia) o el dolor y la distensión abdominal.