El patrón dietético mediterráneo (medDiet), se asocia a mejores resultados en salud. Esto se debe en gran medida a la influencia que ejerce sobre el microbioma intestinal, que es el conjunto de microorganismos, predominantemente bacterias, que habitan en nuestro tubo digestivo.

La medDiet se caracteriza por una baja ingesta de harinas refinadas, lácteos y carnes rojas, y un aumento en la ingesta de verduras, frutas, legumbres, granos integrales, pescado de mar y porción diaria de nueces.

Se ha comprobado que esta dieta podría proteger de enfermedades metabólicas como diabetes y obesidad, de canceres e incluso de trastornos relacionados con la salud mental, aumentando en el intestino, las cepas bacterianas productoras de butirato, con propiedades antiinflamatorias y antineoplasicas y disminuyendo la cantidad de bacterias antiinflamatorias.

De esta manera, el cumplimiento de una dieta mediterránea, promueve un envejecimiento saludable.