El síndrome de intestino irritable tiene alta prevalencia en la población general. Esto hace que las diarreas sin causa aparente, suelan atribuirse a un «colon irritable».
Sin embargo, este tipo de diarrea tiene características distintivas:
1) Debe asociarse a dolor abdominal. Si la diarrea no se asocia a dolor, hay que realizar estudios para descartar otras causas.
2) La diarrea asociada a intestino irritable es de bajo volumen.
3) No debe despertar al paciente de madrugada.
4) Responde al tratamiento con loperamida.
5) No tiene signos de alarma como perdida de peso, sangre en materia fecal o deposiciones nocturnas.
En los mayores de 45 años, las diarreas prolongadas que no reúnen las características mencionadas, deben ser estudiadas con endoscopia digestiva alta, videocolonoscopia y a veces son también necesarios estudios por imágenes como enteroTC o enteroRNM.

Fuente: Dr. Leandro Herrera. Hospital Italiano de Bs. As.