El síndrome de intestino irritable (SII) es una entidad muy frecuente, que afecta al 11% de la población mundial, predominantemente a mujeres. El diagnóstico se basa en algunos criterios clínicos: dolor y distensión
abdominal que se acompañan de un cambio en el ritmo evacuatorio que puede ser hacia la diarrea, la constipación, o la alternancia de ambos.
Los pacientes con SII, ven alterada su calidad de vida, por lo que muchos tratamientos se han evaluado intentando mejorarla.
La dieta pareciera jugar un rol muy importante en la generación de
sintomas en estos pacientes.
Actualmente existen 3 tipos de dieta recomendadas :
1) La dieta baja en FODMAPS.
2) La dieta libre de trigo.
3) La dieta libre de gluten.

A pesar que las tres mostraron ser efectivas, la
elección de la misma debe hacerse en forma individual en cada paciente, con el asesoramiento de un
nutricionista que tenga experiencia en este síndrome, para evitar déficits nutricionales.

Fuente: Journal of gastrointestinal and liver diseases. Volumen 27. Numero 3. Septiembre 2018.